Después del descanso navideño, volvemos al trabajo.

 Esperemos que este previsible año de crisis no nos afecte. 

 Bienvenido 2009.